PAUL McCARTNEY EN LOS NOVENTAS, TOCANDO CON RINGO Y SU VIDA CON SU ESPOSA LINDA

PAUL McCARTNEY EN LOS NOVENTAS, TOCANDO CON RINGO Y SU VIDA CON SU ESPOSA LINDA

Por: Simon Cosyns

PAUL McCARTNEY vuelve su mente a los noventa y a la grabación de su álbum ‘con sabor a Beatles’ Flaming Pie.

«Siempre hay algún tipo de desencadenante que me hace pensar, me hace pensar un poquito. Y yo diría que el desencadenante para Flaming Pie puede que haya sido Jeff Lynne»

Para Macca tenía mucho sentido pedirle al genio del sonido de Electric Light Orchestra que sea co-productor de su disco. Lynne ya había rociado polvo mágico en el enorme álbum que marcó la vuelta de George Harrison al estudio, Cloud Nine, en 1987, y se había reunido con el ‘Beatle Silencioso’ para conformar junto a Bob Dylan, Tom Petty y Roy Orbison el supergrupo The Traveling Wilburys.

John Lennon describió una vez a ELO como “hijo de los Beatles” porque ambas bandas descubrieron cómo combinar el pop con exuberantes orquestaciones para lograr un efecto emocionante.

A su vez, Lynne recuerda que su compañero de banda Roy Wood dijo antes de irse para formar Wizzard: «Oh, vamos a continuar donde los Beatles se quedaron con I Am The Walrus» . Con sus estrellas alineadas, McCartney y Lynne comenzaron a trabajar juntos antes de las sesiones de Flaming Pie en los temas Free As A Bird y Real Love.

«Lo más intimidante»

Eran las canciones finales que mostraban a John, Paul, George y Ringo, formando una parte clave del ambicioso proyecto multimedia Anthology. El trabajo de Lynne consistía en tomar demos primitivos de Lennon, grabados en una cinta de cassette en 1997, y mezclarlos con nuevas partes interpretadas por los 3 ex Beatles sobrevivientes.

Cuando hemos hablado acerca de ELO en los últimos años, siempre hemos comentado del enorme impacto que tuvo el cuarteto de Liverpool en su vida y en su música. En 1968, cuando aún era integrante de su primera banda, The Idle Race, a Lynne lo invitaron a Abbey Road mientras sus ídolos estaban grabando The White Album. Al contarlo pareciera que aún fuese un niño en una tienda repleta de dulces.

«A través de la ventana del Estudio Uno, podía ver a Paul en el micrófono y a Ringo dando la nota de inicio para Why Don’t We Do It In The Road?. Luego di una mirada al Estudio 2 y estaba George Martin, a cargo de una sesión de 12 violonchelos para Glass Onion. No pude dormir durante muchas noches después de eso. Los Beatles eran nuestros héroes»

Volviendo a 1995 Lynne tiene la oportunidad de trabajar con la banda que adoraba.

«Free As A Bird fue lo más difícil e intimidante con lo que tuve que trabajar en toda mi vida. La cinta estaba en mono, con la voz de John muy pegada a su ejecución de piano. Esto debido a que estaba interpretando la canción para si mismo en casa, incluso no se había molestado en conservar el tiempo. Fue grandioso que Paul aportase una voz de soporte para darle a la canción un poquito de cuerpo»

«No conocía a Paul, solo a George Harrison, pero cuando culminamos el trabajo, el se me acercó y me dio un enorme abrazo. Me dijo: ‘Bien hecho, lo lograste!’. Me encanta Paul»

Se puede decir que Paul siente lo mismo respecto a Jeff. En el 2015, McCartney publicó un mensaje de video para celebrar la estrella de ELO en el Paseo de la Fama de Hollywood. Decía, «Te amamos mucho, Jet Flynn!»

Lynne reflexionaba, «Es divertido. Paul es el único que podría pensar en un nombre así» . McCartney tiene afectuosos recuerdos de su trabajo en Anthology, al que considera como el catalizador para Flaming Pie. Al explicar por qué el proyecto lo ‘entusiasmaba’ , Paul señalaba:

“Me recordó los estándares de The Beatles y el estándar de las canciones. Fue como un buen curso de actualización y me proporcionó un marco para el nuevo material. Anthology arrojó todos estos recuerdos de los Beatles. Fue un período muy alegre hablando interminablemente con Ringo y George sobre todas las cosas que habíamos hecho»

El recordaba con un afecto especial el volver a tener contacto con George.

«Todas nuestras viejas bromas, nuestras viejas canciones, los pequeños detalles. Incluso antes de The Beatles. Era volver atras cuando era mi pequeño compañero a quien yo llevé a la banda»

La amada esposa Linda

En los meses posteriores a que se completó Anthology, McCartney dice que «fue capaz de ver con mayor facilidad que es lo que venía después» y sus pensamientos se enfocaron en sacar un álbum solista, su primer disco en cuatro años.

Hoy en día, Flaming Pie se erige como uno de sus discos más preciados, repleto de energía que fluye libremente y que va desde la dirección rock de The World Tonight hasta la simple belleza acústica de un tema parecido a Blackbird titulado Calico Skies, compuesto en medio de un corte de energía a la luz de las velas durante el paso del Huracán Bob.

Editado en 1997, tres meses después de que la Reina nombrara caballero a McCartney, el álbum consigna algunos de los últimos momentos felices que pasó el ex Beatle con su amada esposa Linda, quien tomó las melancólicas fotografías que adornan el arte del disco. Ella murió de cáncer de mama, aún joven a los 56 años, en el mes de abril del siguiente año.

El personal de McCartney me ha entregado transcripciones, cuidadosamente seleccionadas, de sus únicas entrevistas para reediciones de Flaming Pie que van desde versiones de dos CD y dos LP hasta lujosos estuches.

Está claro por sus recuerdos tan presentes en él que los Fab Four todavía estaban en su mente después de la Antología, lo que explica la participación de Ringo y del productor y ‘Quinto Beatle’ George Martin, así como de Linda y de su hijo James.

El título del álbum proviene de una típica ocurrencia de John Lennon a la que McCartney describe como ‘Lennonesca’

«Cuando estábamos en nuestros inicios como The Beatles, existía un diario musical local llamado Mersey Beat. A John le pidieron que redactara una pequeña explicación acerca de nosotros y a él se le ocurrió: ‘[El nombre] Vino en una visión – un hombre apareció en un pastel en llamas y les dijo, desde este día ustedes son Beatles con una A’ . Y entonces yo pensé: ‘Yo soy el hombre del pastel en llamas» . John y yo solíamos darle un gran valor a los títulos – Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, Rubber Soul. La gente decía, ‘Qué!?’ . Así que me gustó esta idea de Flaming Pie»

Cuando llegó el momento de cocinar su pastel musical, McCartney disfrutó de fructíferas sesiones en Idaho y en Inglaterra con el rockero estadounidense Steve Miller, mejor conocido por su éxito de los setentas The Joker (también cuenta con otro éxito con el tema Abracadabra)

Pero primero, escuchemos más del deseo de McCartney de trabajar con Jeff Lynne.

‘Tipo divertido’

«Sabía que había hecho buenos discos y disfruté trabajar con él en Free As A Bird. El es un tipo divertido y tenemos una escuela de pensamiento similar. El es bueno en armonías y preciso con su producción. No obtienes demasiadas asperezas»

McCartney señala que ambos se basan en la intuición más que en el entrenamiento formal.

“A pesar del éxito de The Beatles, ninguno de nosotros podía leer o escribir una nota musical. Y con Jeff era lo mismo. El lo dijo con toda razón, ‘Nosotros lo habíamos inventado todo, no?. Y eso es todo. Esa era nuestra habilidad. Obviamente, trabajamos como locos. Dedicamos nuestras 10,000 horas, y eso es el equivalente a ir a la escuela de música de Berklee»

Fue Lynne el que hizo la sugerencia de traer a Ringo a las sesiones de Flaming Pie.

«Durante años le decía a Ringo que sería grandioso hacer algo. De verdad nunca habíamos hecho algo tan elaborado juntos luego de la separación de The Beatles. Una noche, Jeff me sugirió, ‘Por qué no traes a Ringo?’ y yo le contesté, ‘OK!'»

Macca desempolvó una vieja composición, Beautiful Night, una que no había culminado apropiadamente, y se la presentó a su viejo compañero baterista.

«De allí en adelante fue como en los viejos tiempos. Me di cuenta que no habíamos hecho esto por mucho tiempo, pero fue muy cómodo. Al salir del estudio, Ringo hizo como si el fuese el portero y dijo: ‘All right then, on your way’ (Bien entonces, en tu camino). Si escuchas con atención, podrás darte cuenta que lo dejamos allí»

McCartney no quiso que la diversión culminara allí.

«Ringo estaba tocando excelentemente, así que le dije, ‘Por qué no improvisamos algo?’ . Tomé mi bajo Hofner, el se acomodó en la batería y Jeff trajo su guitarra, y tocamos un poquito de rhythm and blues»

Paul dice que dejo que su mente fuese a un ‘lugar místico’ y que fue ‘completamente improvisado’

«Cuando se lo hice escuchar a Ringo me dijo, ‘Es implacable’ . Ese era Really Love You»

Cuando le preguntas en la actualidad a Paul que fue lo que Ringo agregó al álbum, McCartney da una respuesta de una sola palabra, ‘Magia’ . Luego el cierra el círculo y habla de otra reunión especial, cuando Ringo lo acompañó en el escenario el año pasado en Los Angeles.

«Estábamos tocando juntos Helter Skelter. El estaba en la batería y yo estaba cantando al frente del escenario. Pero cuando no estaba en el micrófono, en los solos, me daba un tiempo para darme la vuelta y mirar tocar la batería a este tipo. Y, Dios mio, estoy pensando en los recuerdos compartidos en esta distancia que nos separaba de 10 yardas – él en la batería y yo en el bajo, la vida que ha transcurrido allí. Es magia. En estos días, el y yo nos ponemos muy emotivos al respecto, porque deberíamos estarlo»

Una de las canciones más emotivas de Flaming Pie, Little Willow , fue compuesta en respuesta a la muerte a los 48 años producto de la leucemia de la primera esposa de Ringo, Maureen Starkey, una peluquera de Liverpool que formó parte del escenario de los Swinging Sixties de The Beatles.
«Con Little Willow yo estaba muy afectado por la muerte de Maureen. La fragilidad de la vida está en esa canción. Pero no se llamaba Maureen, si sabes a lo que me refiero. Se llamaba Little Willow»

Durante el proceso de composición de Flaming Pie, McCartney pudo compartir preciosos momentos con Linda.

«Yo llevaba a Linda en el auto a uno de sus compromisos culinarios. Un día la llevé a una sesión fotográfica en una granja en Kent. Me mantuve fuera del camino y bajé. Sabía que Linda estaría ocupada unas dos horas, así que me puse un plazo para componer una canción. Y esa canción fue Somedays»

«John y yo solíamos jugar este juego y no me parece que nos tomara más de 3 horas»

Para el exquisito tema Somedays, George lo grabó solo, tocando cada instrumento – pero el sabía que le faltaba algo.
«Me dio la impresión que podía usar un pequeño arreglo, de manera que llamé por teléfono a George Martin. Quien mejor para esa tarea?. Le dije, ‘Tengo esta tonadita, qué piensas?'»

Guitarra Pesada

«El me contestó, ‘Oh, no has perdido tu toque, Paul’. El buen viejo George!»

El exuberante disco sencillo Young Boy mostraba a Steve Miller, un conocido de los últimos días de The Beatles. la canción viene con otra anécdota de Linda.

«La compuse en Long Island en la época que le tomó a Linda hacer el almuerzo – sopa de vegetales, cazuela de berenjenas y tarta de compota de manzana»

Paul también acredita a su difunta esposa de ser la que lo motivó a emplear una ejecución de ‘guitarra más pesada’ en Flaming Pie.

«Cuando Linda y yo nos vimos por primera vez, ella dijo, ‘No sabía que tocabas una guitarra pesada como esa. Me encanta’. Mi estilo es un poco ingenuo, no sorprendentemente técnico, un poquito como el de Neil Young. Siento afinidad con Neil»

Todo lo que queda decir es que ha sido grandioso escuchar acerca de este fascinante capítulo en la vida menos ordinaria de McCartney, que aconteció hace casi 25 años, 25 años después que los Fab 4 tomaron caminos distintos.

Esto prueba que si quieres sacar al hombre de The Beatles, no puedes sacar a The Beatles del hombre.

[Publicado el 7 de agosto del 2020 en The Sun]

Comparte

¿Qué opinas? Deja tu comentario aquí

Te puede interesar

© 2011, TodoBeatles.Com All rights reserved